miércoles, 1 de agosto de 2012

Cómo ser un mejor ministro de alabanza

Hola, espero ser de gran ayuda para ustedes... Soy Ministro de alabanza y aquí algunos consejos básicos, breves y sé que te ayudarán mucho.

Lo bueno es que estás dispuesto a crecer, eso Dios lo observa y lo premia.

Ok, al grano.

Eres de los que llegan al ensayo y llegas, conectas tu instrumento o tu micrófono o preparas la batería, toca las horas que dure tu ensayo y saliste igual... Estas perdiendo el tiempo. Sabes la Biblia dice que el que hace sólo lo que tiene que hacer, eso lo convierte en un siervo inútil... Fuerte no?
Dios quiere ver algo más de ti algo que te distinga de los demás... Mira, un consejo clave: Ve más temprano al ensayo, normalmente nos citan 15 o 30 minutos antes para poder preparar los instrumentos y el sonido, ve y llega 15 minutos o 10 solamente, póstrate y ora ese tiempo, pide que Dios te use y sé muy bien que Dios lo va a hacer.

Cuando hayas terminado de... y conste... hayas terminado de AGRADECER Y ORAR a Dios, no pedir, orar de corazón... por ejemplo: Dios, gracias por este ensayo que será de tanta bendición para mis compañeros de ministerio y para mi, úsanos, ayúdanos a serte fiel en todo, lávanos y purifica mi corazón para ser un siervo tuyo transparente y puedas derramar tu espíritu en cada culto...
Ese es un ejemplo pequeño pero lo suficiente para que Dios te escuche con amor... Después de hacerlo ve, agarra tu instrumento y ora por esa herramienta de bendición, dando gracias por ella, una oración corta de al menos un minuto, eso sí, no midas el tiempo, te aburrirás.

Ahora sí, viene el ensayo, todos a sus posiciones... ¿Mis consejos básicos para un ensayo? Apaga tu celular,  pon atención a  tu líder de ministerio, no quites la mirada de él, si tienes dudas preguntas si quieres proponer algo no te limites a hacerlo, eso da el crecimiento a una banda musical, inspirate y no te desconcentres en un ensayo, si estás en el ensayo no puedes pensar en la comida de más tarde, en lo que tienes que pagar, etc. Sólo concéntrate, pues el ensayo es lo más importante, ya que una banda sin ensayar suena improvisada... Intenta practicar días antes del ensayo, así llevarás preguntas o propuestas que serán de ayuda para todos.

Llévate con todos tus compañeros de ministerio, y esto también es muy importante, un ministerio de alabanza no puede estar separado por riñas, gestos o insultos que aún resentimos de otros, Dios no se moverá igual si esto sucede.

En los cultos o reuniones, igual que mi primer concejo, ora, ora por tus instrumentos un poco y por tus compañeros también, pues sin ellos no existiría ministerio.

Se agradecido con Dios, si eres líder del ministerio pide opiniones, pide críticas constructivas, tienes que animar a tus compañeros, anímalos, eso mueve a un ministerio...

Por último, lleva un versículo que te anime para cada culto o reunión que tengas, ten respaldo bíblico, seamos ministros diferentes, tenemos que crecer, mejorar cada día, no podemos estancarnos, seamos estrictos pero recibamos con alegría toda crítica CONSTRUCTIVA, tampoco una crítica ofensiva hay que tomarla igual, te desanimarías fácilmente... Espero que esta información les sea de bendición... Me despido dándole gracias a Dios por permitirme ayudarlos por este medio y que cada persona que entre a este blog sea Bendecido en el Nombre de Jesús.

2 comentarios:

  1. Gracias por tus consejos.... recomiendo visitar ta,bién http://elministrodealabanza.blogspot.com/

    ResponderEliminar